De una forma u otra asociamos las artes marciales con la defensa personal, con deportes de contacto o simplemente con saber pelear.  Pero como escuché alguna vez de niño » La calle te enseña a pelear, el arte marcial te enseña como evitarlo».

El arte marcial enseña ante todo respeto, orden y disciplina; lo que hace que el practicante tenga un objetivo y un medio  de canalización de la energía ( en unos casos más, en otros menos) que carga. Con la práctica constante de cualquier arte marcial responsable  uno aprende que el respeto, el orden y la disciplina solo viven en una mente calma, la cual es la llave para alcanzar cualquier objetivo de manera plena.  El camino para tener una mente calma es mantener un adecuado manejo de emociones.  He aquí donde el Tai Chi Chuan del estilo Chen marca la diferencia.

Con la práctica constante de cualquier arte marcial responsable lo primero que uno aprende es que una mente calma es la llave para alcanzar cualquier objetivo de manera plena

En un mundo que nos alientan a vivir de manera apasionada y apresurada cada uno de los ámbitos de nuestra existencia, lo cual es muy agotador tanto física como mentalmente, es necesario tomar las antiguas enseñanzas del Tai Chi Chuan  y darnos una pausa para ordenar nuestras ideas y controlar la ansiedad y frustración causadas por el ritmo frenético que esta sociedad nos impone.

El objetivo de estas milenarias técnicas de control es evitar que cuando se dispare una emoción negativa, nos lleve al descontrol y la expresemos de una forma desbordada de la que luego nos podamos arrepentir.

Si bien tus emociones no aparecen o desaparecen cuando tú lo decides, es posible lograr mediante técnicas de meditación y voluntad, lograr canalizarlas de manera que no afecten de manera irreversible tus objetivos  de vida

Inscríbete en las clases online ya!

Clases Online meditacion tai chi via zoom